14.2.15

Cutau Catulu

Velaquí tenemus el poema que se compusu pa sí propiu el estutanau Catulu quandu esprimentó mal d'amoris, el famosu Miser Catulle (C., VIII). El canteu al estremeñu es míu, no es tan aparenti comu el original ni sona igual, peru esperu que gusti.
Giorgio de Chirico, Melancolía hermética, 1919.



Cutau Catulu, dexa d’enreal
i lo que vés que murió, ten-lu por perdíu.
Una ves t’alumbrarun solis brillosus
quandu raceavas pondi la muchacha te llevava,

quería comu otra nenguna quedrán.
Entocis, quandu passavan muchus risorius
que tu querivas i la muchacha no queriva,
t’alumbravan de verdá solis brillosus.
Agora ya ella no quiel: tu tapocu abarrancau no quieras

de seguí-la huyil, ni vivil desgraciau,
ten téntigu el coraçón, aguanta.
Adiós, muchacha. Ya Catulu aguanta,
i no te rondará ni te precurará sin tu querel.
Peru te dolecerás, quandu naidi te rondi.

Hai, so pílfora! Qué vida te quea?
Quién te se vá arrimal ya? A quién le vás a parecel bonita?
Quién vás a querel agora? Cúyu vás a dizil que eris?
                                         Quién vás a besal? A quién vás a mordel los labinus?
                                                      Peru tu, Catulu, aguanta cérrimu.

17.1.15

Tiempu

Comu le prometimus la semana passá ala autora del poema esti, aviamus de traduzí-lu al estremeñu. Amablimenti, Rosa Perona mos ofreció varias poesías que poían queal bien en estremeñu. Escogí velaquí esta de Tiempo, del su libru últimu El vuelu, de versu libri i de conceutus hilaus i sentíus.



No dexis que’l silenciu t’abraci,
que se convierta en el tu mejol amigu,
i t’olvíis
que ai amigas i amigus que no descansan,
paque s’escuchin las vozis dellus.

Vozis ena calli,
vozis en ca rincón del puebru.
Vozis de chillus desesperaus,
de miserias i injusticias,
que mos está tocandu sufril i vivil
en el tiempu esti.

Tiempu de cegajinas,
tiempu de contradición, d’estribamientu,
de promessas falsas, tiempu parau…
Tristi se muevi el vientu,
vazíu d’ilusión,
viendu que los nuestrus sueñus
están queandu na recordación.

Me recuerdu d’amaneceris purus i limpius,
las sonrisas delas muchachinas i muchachinus.
La tranquiliá delos nuestrus mayoris,
el navegueu de ca día en ca casa,
alegrías de proyetus, d’esperanças.

Esperanças que nunca poemus perdel.
Insueñus que naidi mos robi.
Calol de fogal que siga siendu calol de fogal
no una dispertaera fría i tristi.
Amus a ajuntal las hocis, los picus, los çachus, las palas
i los ramajus.
Amañana, deque salga el sol,
barremus tolo malu i lo que no mos sirvi pa ná.
Amus a sembral raízis nuevas i sanas,
echaremus cimientus nuevus.

Amañana, ena primel lus del’alva,
quandu los caprichosus estén dormíus,
aprovechamus uniendu nuestras manus,
costruímus un puebru cenzillu, libri,
limpiu i nuevu.
Si un momentu dau mos rengamus,
renovamus tolas nuestras huerças
i seguimus…

3.1.15

Compuerta

Esta poesía es delas más conocías de Chamizo, por sel precisamenti la que abri el cantu épicu del Miajón de los Castúos. Se trata dela Compuerta, poema que entroduzi i envita al letol a conocel los estremeñus i los sus hechus, sentiris i querelis por mé dela poesía. Siguiendu cona adatación de testus crássicus ala ortografía normá, velaquí la versión dela Compuerta. Respetamus ciertas variantis morfológicas i dialetalis del propiu Chamizo, gastandu siempri dela norma.

Josep Figueres, Caseta compuerta


Corri el tren retumbandu polos hierrus
dela vía. Retiemblan
los rezius alcornoquis que esparraman
al reol del troncón las ojas secas.
Huyin las yuntas quandu el bichu negru,
silvandu, traquetea.
S'esborona un terrón, i el humu riñi
conas ramas d'enzinas que l'enrean...

Vusotrus que ahuís pa no sé óndi,
no queandu enos hierrus ni las huellas,
vusotrus que assomaus alas ventanas
guipais las hoscas i arrogantis hesas
i las hondas colás con sus regachus
i la tierra de lavol enxuta i seria
ondi romían su pan unus gañanis
del colol dela tierra.

Vusotrus que atendeis alas leturas
i seis tan sabihondus enas cencias
que quiciás nos largueis de carrerilla
i en romancis haçañas estremeñas
que los nuestrus dexarun sin contal-las
endispués de hazel-las.

Vusotrus, los que vais drentu del bichu
que huyendu retumba i traquetea,
no sentís al passal juntu por juntu
al mesmu coraçón de nuestras tierras,
algu assín comu algún huerti deseu
que s'eschanguin del chismi tolas rueas
pa queal-vus aquí, junta nusotrus,
pa enduçal una mijina nuestras penas,
pa romial nuestru pan i pa empapal-vus
ena sal del suol que nos chorrea?

Vusotrus vais corriendu, mu corriendu,
sin queal enos hierrus ni las huellas,
que assina comu'l tren vais pola vida
retumbandu i depriessa...

Si no vos poeis paral, metei pal bolsu
esti cachu de libreta,
i al passal por aquí mirai pal cielu,
i endispués pala tierra,
i endispués de miral-nus con cariñu,
prencipiai a leel-la;
porque ella sus dirá nuestrus querelis,
nuestrus guapus holgorius, nuestras penas,
ocurrencias mu huertis i mu hondas
i cosinas mu ducis i mu tiernas.

I sus dirá tamién cómu palramus
los ijus d'estas tierras,
porque dizimus assina: -Hierru, humu
i la hacha i el higu i la higuera.

I tamién sus dirá que semus güenus,
que nuestra vida es güena
ena pas dun vivil llenu de trabajus
i al dolol dun vivil llenu de miserias:
el miajón que llevamus los castúus
por baxu la corteza!

Porque semus assina, semus pardus,
del colol dela tierra,
los nietus delos machus que otrus días
trunfarun en América.

21.12.14

La matança

El poeta Antonio Sánchez Gil, d'Orellana la Vieja, mos manda velaquí esta poesía que escribió a prencipius d'esti añu i que se recordó a cuentu del pograma que saquemus ayel en el Rincón Extremeño. Se trata dun testu que describi las partis dela matança tradicional estremeña con umol i versu ligeru. Que la disfruteis!




S’án levantau mu templanu
él i su mugel
i á hechu una chosca
pa hazel el café
i tenel güenas brassas
pa calental l’agua,
p’asal i pa cozel.

Antiel, pola nochi,
a tós á avisau,
ermanus, vezinus
i a sus cuñaus:

—Passau matamus
i vengu a avisal-vus
por si querís dil
a echal una manu.

A essu del alva
va llegandu genti
i pa entral en calol
no ai cosa mejol
que un güen lingotazu
d’aguardienti.

—Güenu, vamus a pol guarru
al tinau,
pos allí ena çahurda,
comu un rei, el hoíu,
s’á criau.

Pesava seis quilus
quandu lo merqué
i lo truxi en vilu
dendi en cá Miguel
que con otros quatru,
tenía pa vendel.

Unas quinzi arrobas
á puestu nun añu
i yo creu seguru
que, al menus pa ogañu,
pa tola familia
mos va a dal el apañu.

—Vaya bichu güenu!
I qué l’ás echau?
—Á comíu de tó:
Chícharis, avena, havas
i algunus salvaus
i güenus bervajus
hechus con boruju
i harina de cevá
i lo que nel campu
con muchu trebaju,
le púi arrebañal.

I a última ora
s’á envereau
quintal i mediu de bellotas
que yo tenía
en el doblau.

En casa la Teresa
tá á apreparau:
los bañus, las artessas
avíus, calderus,
picas i las mesas.

Gruñendu i bien atau
train el guarru
que tendrá que hazel frenti
al cuchifarru
del tíu Vicenti
que en estu de matal
es más que sabiu
i mu eficienti.

Endispués de matá-lu i chorrascá-lu
lo esquartizan
i dende essi momentu,
tol mundu en casa,
se moviliza.


La manija la lleva
la tía Fernanda
que, juntu con Teresa,
son las que mandan
i tós están mu atentus
alo que palran:

—Vusostras dos
al albañal,
que allí, el vientri con agua
ai que laval
i las tripas, mu prestu,
desentrijal.

—Tíu Vicenti,
los tocinus los quieru
assín d’anchus,
i señala tres deus
que será el canchu.

I los uessus no me los dexi
mu escarnaus
que no quieru pucherus
eslavaçaus.

I assín, con el tocinu i la morcilla
van bien cundíus
que es comu le gustan
a mi maríu.

—I tú, Flugenciu,
hazis las migas i assas las magras
i saca, d’essi tintorru
dela pitarra,
paque tol mundu beba,
ocho o dies jarras.

—A essus jamonis,
endispués de escurrí-lus,
echa-li sal,
no sea que se vayan
a estropeal.

—I conos lomus?
—Los lomus i las costillas…
Pos adobá-lus
que, quandu tó termini,
ai que colgá-lus.
Assín que essu….
I no t’olvíis delas cortezas
ni delos uessus.

—Que no tien trinchina!—
grita Juan Manuel,
que á díu cona carni
a reconocel
al veterinariu,
el güen Don José.
—Qué está güenu el guarru?
Pos tós a comel!

Endispués delas migas,
cona andorga llena,
la corrobla sigui
con su faena:
unus echan los guisus
otrus los massan
i el tíu Juan «el Biscu»,
que es el más vieju,
va picandu los uessus
palos mondejus.

—Tenei cudiau
i echai una poca de sal,
que estén sabrosas
que no ai cosa peol,
que la cecina
escassa en pimienta
i encima sossa.

En estu alguien dizi:
—Assai el morru
polos muchachinus,
tamién la quexá
i el rabinu.

Que se vayan con essu
paí a jugal
i mos dexin tranquilas
de trabajal.

I acontina: unas llenandu,
otras atandu
i otru, cona horquilla,
ena enramá,
lo va colgandu.

I mentras tantu,
corrin las risas,
chistis i bromas
i la genti, con guasa,
mu bien lo toman:

—Velaí essi,
Mía tú que ésta….
No cabi dúa:
Es una fiesta!

I al final está compreta
la obra d’arti
que causa sensación
en cualquiel parti:

Quandu miras parriba
i ves colgaus
los choriçus, los uessus, los salchichonis,
las morcillas, cortezas
i los morconis,
se llenan d’alegría
los coraçonis.

La genti se despíi:
—Que con salú se coma.
—Mu agraecía.
—De ná, María Teresa,
i hata la mía!

Qué grandi era el día
dela matança,
quandu tós s’ajuntavan
con ilusión, con alegría
i confiança.

Quasi una liturgia
o como un ritu,
pos pa mí essu era
quandu era chicu.

I daí essi dichu
que ai en mi puebru:
«Ai tres días nel añu
que reluzin más que’l sol,
LA MATANÇA, la vendimia
i el día del estrujón».